Skip to content

Sarampión

Sarampion

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa causada por un virus (perteneciente a la familia de los paramixovirus) que por lo general crece en el tejido que reviste la faringe y los pulmones.

¿Cómo se contagia el virus de Sarampión?

El virus del sarampión se propaga a través de pequeñas gotitas invisibles que salen de la nariz, garganta o boca de una persona infectada, las cuales viajan por el aire cuando ésta estornuda o tose.También se puede contagiar por el contacto directo con secreciones nasales o faríngeas, por ejemplo al tocar pañuelos desechables sucios.

  • El virus puede sobrevivir en el aire o en alguna superficie durante periodos de hasta dos horas y seguir siendo muy contagioso.
  • Una persona que tiene sarampión puede trasmitir el virus desde 4 días antes y hasta 4 después de presentar el sarpullido en la piel.
  • El sarampión es tan contagioso que el 90% de las personas que entren en contacto con alguien que padezca esta enfermedad la adquirirán también, al menos que estén vacunadas o que hayan tenido sarampión en algún momento de su vida.

 

Síntomas del Sarampión

Por lo general, los síntomas del sarampión aparecen entre 8 y 12 días después de la exposición al virus. Los síntomas de sarampión más comunes son:

  • Fiebre alta
  • Ojos rojos y llorosos
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Dolor muscular
  • Conjuntivitis
  • Secreción nasal

Dos o tres días después del desarrollo de los primeros síntomas pueden aparecer dentro de la boca –parte interna de las mejillas- las manchas de Koplik; diminutos puntos blancos de uno a dos milímetros de diámetro rodeados de una zona enrojecida.

Por otro lado, de tres a cinco días después se desarrolla el característico sarpullido –puntos rojos y planos sobre la piel- que se extiende de la frente hacia el cuello, tórax, brazos y piernas. Sobre estos puntos pueden aparecer pequeñas erupciones.

Cuando aparece el sarpullido, la fiebre puede alcanzar hasta los 40º C. Después de unos días desaparece al igual que la erupción cutánea.

¿Cómo saber si tengo Sarampión?

Además de detectarse gracias a la presencia de los síntomas característicos, el sarampión se puede diagnosticar gracias a una serología; análisis de sangre para identificar la presencia de anticuerpos contra un microorganismo (en este caso el virus del sarampión).

¿Quién tiene riesgo de sufrir sarampión ?

Los niños pequeños que no están vacunados contra el sarampión corren más riesgo de padecer esta enfermedad, al igual que las mujeres embarazadas que no han recibido la vacuna.
Sin embargo, cualquier persona que no esté vacunada o que no haya sufrido antes la enfermedad, puede infectarse fácilmente.

Tratamiento del sarampión

En realidad no existe un tratamiento antiviral específico contra el sarampión, por lo que las recomendaciones principales incluyen:

  • Guardar reposo y descansar el mayor tiempo posible
  • Consumir abundante de líquidos
  • Realizar vaporizaciones
  • Complementar la recuperación con medicamento para la fiebre y el dolor como paracetamol
  • Nunca debes darle aspirina a un niño para bajar la fiebre cuando presenta una infección viral, ya que el uso de esta medicina está asociado al Síndrome de Reye.

Complicaciones del sarampión

La mayoría de los pacientes con sarampión se recupera con descanso y no sufre complicaciones.
Sin embargo, si la infección se complica ésta puede ocasionar:

  • Bronquitis
  • Neumonía
  • Encefalitis (inflamación del cerebro)
  • Infección de oídos
  • Diarrea graveCeguera

Para evitar complicaciones, se recomienda una buena alimentación, consumir suficientes líquidos y tomar los antibióticos prescritos por el médico para tratar las infecciones respiratorias secundarias a causa del sarampión.

¿Cómo puedo prevenir el sarampión?

La forma más efectiva de prevenir el sarampión y protegerse contra esta enfermedad es vacunarse.

  • Los niños deben recibir la vacuna triple viral (contra sarampión, rubéola y parotiditis) y los niños y adultos la doble viral (sarampión y rubéola).
  • Si ya padeciste sarampión de niño o adolescente, eres inmune y no es necesario que te vacunes.

Por otro lado, no deben vacunarse:

  • Las mujeres embarazadas
  • Niños con leucemia u otros tipos de cáncer
  • Personas con sistemas inmunológicos debilitados
  • Personas que hayan presentado una reacción alérgica grave (urticaria, inflamación de boca y garganta, respiración, hipotensión, choque) después de una dosis previa de la vacuna, o a alguno de sus componentes como la gelatina y la neomicina
  • Para proteger a las personas vulnerables durante un brote de sarampión se puede usar la inyección de inmunoglobulina, si se aplica en los primeros 6 días de haber estado expuesto al virus.

Vacuna para Sarampión

Si sospechas que tu hijo tiene sarampión o ha estado expuesto al virus, llama de inmediato al médico, sobre todo si es bebé.
Está tomando inmunodepresores; medicamentos que disminuyen o anulan la respuesta inmunitaria contra un antígeno y se utilizan para evitar que el cuerpo rechace un trasplante de órganos o para el tratamiento de enfermedades auto-inmunes (como la artritis reumatoide o la enfermedad de Crohn). Tiene alguna enfermedad que afecte su sistema inmunológico
¡No olvides que el sarampión puede evitarse con una vacuna!