Skip to content

trastorno depresivo mayor (TDM)

trastorno depresivo mayor (TDM)

El trastorno depresivo mayor (TDM) es una enfermedad psiquiátrica que se caracteriza por la presencia de diferentes síntomas físicos dolorosos, emocionales y alteraciones cognitivas.

¿Qué es el trastorno depresivo mayor (TDM) ?

La duración de los síntomas es de al menos dos semanas, sin embargo, éstos son intensos y representan un molestar importante que puede interferir con las actividades cotidianas del paciente como dormir, trabajar, estudiar e, incluso, comer.
• Se estima que para el año 2020 el trastorno depresivo mayor se convertirá en la segunda causa de discapacidad a nivel mundial
• Actualmente, cuatro de los padecimientos más discapacitantes son la esquizofrenia, la depresión, la obsesión-compulsión y el alcoholismo
• La prevalencia de depresión se incrementa con la edad en ambos sexos
• La depresión es la primera causa de atención psiquiátrica en México

¿Cómo sé si tengo trastorno depresivo mayor (TDM) ?

Una de las razones por las que el trastorno depresivo mayor puede ser mal diagnosticado es que éste presenta una alta presencia de síntomas físicos asociados, entre los que destacan:
• Dolor de cabeza
• Dolor abdominal
• Dolor lumbar
• Dolor generalizado sin localización precisa

Además, los pacientes con depresión mayor puedes experimentar:
• Bajo estado de ánimo
• Irritabilidad
• Incapacidad para disfrutar las actividades que antes resultaban placenteras
• Problemas de concentración
• Baja autoestima
• Fragilidad emocional
• Aislamiento
• Falta de energía
• Pérdida o aumento notable del apetito
• Alteraciones del sueño
• Síntomas psicóticos
• Alucinaciones
• Delirios
• Pensamientos suicidas

Tipos de depresión

Otros tipos comunes de depresión son:

Tipo de depresión ¿En qué consiste?
Trastorno distímico o distimia Se caracteriza porque los síntomas depresivos duran mucho tiempo (2 años o más), sin embargo, éstos no son tan severos como los que se desarrollan en el trastorno depresivo mayor
Depresión menor Similar a la depresión mayor y a la distimia, pero los síntomas son menos severos y no perduran tanto tiempo
Trastorno afectivo estacional Un tipo de depresión mayor que se presenta durante las estaciones de poca luz solar
Depresión posparto Un tipo de depresión mayor que se produce en las mujeres después de dar a luz

 

¿Con quién puedo tratar mi depresión?

Para poder obtener un diagnóstico certero de este síndrome y recibir el tratamiento adecuado, habrá diversos especialistas que formarán parte del equipo de atención integral al paciente. Entre ellos están:

  • Geriatra. Especialista en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del adulto mayor.
  • Ginecólogo. Médico que se especializa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la mujer.
  • Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-, que no requieran tratamiento quirúrgico.
  • Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños y adolescentes como a personas de la tercera edad.
  • Pediatra. A menudo, los niños con depresión son monitoreadas por un psicólogo y un pediatra, quienes trabajan en conjunto para evaluar el estado general de salud de la paciente y la evolución del tratamiento.
  • Psicólogo. Especialista que se centra en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del estado de ánimo y la mente. Muchas veces, los pacientes depresivos acuden con este especialista para buscar ayuda y seguir una terapia psicológica. Este especialista puede tratarlos, sin embargo, no está capacitado para prescribir medicamentos, por lo que en caso de necesitarlo, el paciente deberá acudir con un psiquiatra.
  • Psiquiatra. Al ser un médico general con especialidad en psiquiatría, estudia los trastornos psíquicos de las personas a partir del sustrato anatómico del cerebro. Es decir, revisa los factores biológicos, químicos y psicológicos que afectaron y provocaron el trastorno en la persona. Este especialista tratará y medicará directamente al paciente con depresión mayor, pues es el experto en ocuparse de los desórdenes del pensamiento, emociones y comportamiento que afectan a las personas.

Todo sobre la depresión

 

1. ¿Cuáles son las principales diferencias entre la depresión menor y el trastorno depresivo mayor?
2. ¿Este trastorno es una consecuencia de un tratamiento inadecuado para la depresión?
3. ¿Cuáles son las causas principales de la depresión mayor?
4. ¿Existen pruebas específicas para diagnosticar este trastorno?
5. ¿La depresión tiene cura o es una enfermedad crónica?

Sobre el tratamiento

1. ¿Cuáles son los medicamentos más comunes para tratar la depresión mayor? ¿Tienen efectos secundarios?
2. ¿Por cuánto tiempo se deben tomar los medicamentos antes de observar una mejoría en los síntomas?
3. ¿Se debe seguir un tratamiento médico aun cuando los síntomas depresivos hayan disminuido o su frecuencia sea menor?
4. ¿De qué depende la elección de uno u otro tratamiento para cada paciente?
5. ¿Si tomo medicamentos para tratar otras afecciones éstos pueden interferir con la medicación para la depresión?
6. ¿Hay suplementos que puedan ayudar a disminuir los síntomas de depresión?
7. ¿Cuáles son los riesgos de suspender o no seguir un tratamiento?

Sobre el estilo de vida

1. ¿El trastorno depresivo mayor es hereditario?
2. ¿Hay situaciones que pueden agravar los síntomas depresivos en el paciente?
3. ¿Se debe llevar una alimentación especial? ¿Hay alimentos contraindicados o recomendados?
4. ¿Se puede beber alcohol mientras se está bajo tratamiento?
5. ¿La práctica de ejercicio debe suspenderse o ésta es una actividad que puede ayudar a controlar los síntomas?

¿Cómo se diagnostica el Trastorno Depresivo Mayor?

Como punto de partida, el médico tratante realiza un examen físico del paciente y elabora un historial clínico completo a partir de preguntas generales sobre:

• Los síntomas. Cuándo comienzan, cuánto duran, cuál es su frecuencia, severidad y si han ocurrido antes. Es probable que para obtener suficiente información sobre los síntomas y sus características, el médico realice al paciente pruebas de evaluación cognitiva de acuerdo al grupo de edad al que pertenece.
• Estilo de vida y familia. Es importante identificar si se han vivido experiencias estresantes o violentas, así como si algún miembro de la familia ha sido diagnosticado con depresión.
• Medicamentos. Algunos fármacos pueden afectar el estado de ánimo de una persona.

Además, para revisar el estado general de salud del paciente y poder descartar otras condiciones médicas que provocan síntomas similares a los de depresión, es probable que el médico solicite la realización de alguno de los siguientes estudios:

• Análisis de sangre. Permite revisar el estado de la función tiroidea, los niveles de glucosa en sangre y si hay presencia de anemia, pues estos problemas pueden estar provocando los síntomas.
• Resonancia magnética. Su función es revisar que no existan interrupciones en las sinapsis cerebrales, tumoraciones, disminución u obstrucción del flujo sanguíneo.

Tratamientos y medicamentos para curar la depresión

El tratamiento más común para atender la depresión suele ser a base de medicamentos y/o psicoterapia, ambos dirigidos a mejorar el estado de ánimo del paciente.

Algunos de los medicamentos más comunes para el tratamiento de la depresión mayor son:
• Antidepresivos atípicos. Incrementan las concentraciones de serotonina en el cerebro y de otros neurotransmisores.

• Antidepresivos tricíclicos. Bloquean la absorción de neurotransmisores como la serotonina y la norepinefrina, permitiendo una mayor disponibilidad de éstas en el cerebro.

• Inhibidores de la recaptación de serotonina. Medicamentos que bloquean el retorno de serotonina a la célula, por lo que la serotonina se mantiene en la brecha sináptica más de lo que haría normalmente. Estos fármacos son prescritos debido a que los niveles inferiores de serotonina son los principales responsables de la depresión.

Algunas de las terapias más comunes para el tratamiento de este trastorno son:

• Psicoterapia. Esta terapia se realiza mediante conversaciones entre terapeuta y paciente, a través de las cuales éste habla sobre sus temores, problemas, estados de ánimo y demás síntomas depresivos. Por su parte, el terapeuta desarrolla técnicas y ejercicios para ayudar al paciente a lidiar con o combatir sus sentimientos de depresión, baja autoestima, ira, miedo, timidez o pánico.

• Terapia electroconvulsiva o de choque. A través del paso de corriente eléctrica por el cerebro, se desencadena una convulsión breve. Se recomienda cuando en los pacientes en los que el medicamento no ha sido efectivo.

Además de las terapias estándar para el tratamiento de la depresión, ciertos cambios en el estilo de vida del paciente pueden ayudar a controlar algunos de los síntomas. Los hábitos más recomendados son:

• Llevar una alimentación nutritiva y balanceada
• Hacer ejercicio de forma regular
• Evitar el consumo de alcohol, tabaco y drogas
• Evitar el exceso de cafeína