Skip to content

Reflujo gastroesofágico en bebés

¿Qué es el Reflujo gastroesofágico?

¿Sabías que el reflujo gastroesofágico en bebés se considera únicamente un fenómeno fisiológico? Es decir, el reflujo en recién nacidos no es considerado una enfermedad, a menos que se presenten complicaciones.

De hecho, algunos pediatras lo consideran un proceso natural dentro del desarrollo de los recién nacidos, pues alrededor del 85% de los niños al nacer presentan algún tipo de reflujo.

Causas del Reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico se define como el paso del contenido gástrico hacia el esófago. Esto sucede debido al cierre deficiente de la unión de éste con el estómago, lo que favorece el regreso involuntario de contenido gástrico hacia el esófago.

En los bebés, el reflujo se produce debido a la inmadurez del aparato digestivo, por lo que, al crecer, el reflujo suele mejorar hasta desaparecer.

De hecho, el reflujo afecta en mayor o menor medida a los bebés menores de 3 meses de edad y suele resolverse sin necesidad de tratamientos.

Síntomas del Reflujo gastroesofágico

Cuando el reflujo es únicamente una condición fisiológica no causa complicaciones, por lo que no se afecta el crecimiento ni el desarrollo del niño y no requiere intervención médica. En este caso, los síntomas principales son regurgitación y vómito.

El reflujo se vuelve patológico y se convierte en una enfermedad cuando hay complicaciones, es decir, el bebé manifiesta las siguientes señales de alarma:

Desnutrición y afección en la ganancia de peso
Desórdenes respiratorios
Aparición de lesiones esofágicas
Irritabilidad
Vómito frecuente
Frente a estos síntomas, se debe consultar de inmediato al médico pediatra.

Recomendaciones para cuidar el Reflujo gastroesofágico

De acuerdo con los expertos, el principal remedio para el reflujo es la lactancia materna, ya que la leche de fórmula es más difícil de digerir, por lo que permanece en el estómago más tiempo y contribuye al reflujo.

Algunos otros aspectos importantes a considerar son:

  • Brindar una alimentación al recién nacido basada en tomas breves y frecuentes para promover la movilidad y el vaciado gástrico.
  • Mantener a los bebés en una posición lo más vertical posible, tanto durante la toma como después de ésta.
  • Darle al bebé un chupón para succionar. Esta actividad genera saliva ayudando al estómago a que se vacíe con mayor rapidez.
  • El control de la dieta materna también puede resultar efectivo contra el reflujo, ya que diversos estudios demuestran que éste puede tener una conexión con la alergia a alimentos consumidos por la madre, como leche de vaca, huevo, soya, trigo y café. La eliminación de estos alimentos durante 2 semanas puede producir una mejora notable en el bebé.
  • ¿Tu bebé llora sobre todo por las noches o después de haber ingerido alimento? ¿Crees que regurgita más de lo normal? Entonces, lo más recomendable es que visiten a un gastroenterólogo pediatra.