Skip to content

fibromialgia

fibromialgia

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es un síndrome que se caracteriza por la presencia de dolor crónico generalizado y persistente, e hipersensibilidad en sitios anatómicos específicos (puntos dolorosos). Es decir, quien la padece percibe como dolorosos ciertos estímulos que habitualmente no lo son.

Se estima que la fibromialgia afecta al 2% de la población mundial, con predominio en el sexo femenino en un 80%
La edad promedio en que empiezan a manifestarse los síntomas es entre los 25 y 50 años de edad
Síntomas

Cómo sé si tengo fibromialgia

La fibromialgia no se considera una enfermedad, pues no representa un riesgo para la vida del paciente y los síntomas principales pueden controlarse.

Algunos de ellos son:

  • Cansancio crónico (fatiga)
  • Insomnio o sueño no reparador
  • Ansiedad
  • Hormigueo o adormecimiento de ciertas partes del cuerpo
  • Mareos
  • Síndrome de colon irritable
  • Alteraciones ginecológicas y del sistema nervioso
  • Cefaleas o migrañas
  • Trastornos conductuales

Causas de la fibromialgia

Las causas o factores que disparan la fibromialgia no son claros. Algunas personas desarrollan el trastorno sin causa aparente y algunos casos están ligados a factores genéticos. Sin embargo, los investigadores coinciden en que hay muchos factores que, por sí solos o en combinación, pueden provocar fibromialgia.

Entre los desencadenantes más comunes están:

  • Infección bacteriana o viral
  • Estrés físico a causa de accidentes graves
  • Trauma emocional
  • Problemas en la columna vertebral
  • Lupus

¿Qué médicos tratan la fibromialgia?

A partir del diagnóstico y durante el tratamiento de una persona con fibromialgia, habrá diversos especialistas que formarán parte del equipo de atención integral al paciente. Entre ellos están:

  • Fisioterapeuta. Profesional de la salud capacitado para evaluar y tratar a personas con lesiones o padecimientos que limitan su capacidad de moverse y realizar sus actividades cotidianas. Se especializa en ofrecer alternativas terapéuticas no farmacológicas para disminuir los síntomas agudos y/o crónicos.
  • Ginecólogo. Médico que se especializa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la mujer.
  • Neurólogo. Se enfoca en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las afecciones relacionadas con el sistema nervioso.
  • Nutriólogo. Profesional capacitado para elaborar planes de alimentación para diversos tipos de pacientes. Debido a que las migrañas y el síndrome de colon irritable son algunos de los síntomas de fibromialgia, una dieta estricta podría ser crucial en quienes padecen esta enfermedad.
  • Ortopedista traumatólogo. Médico especializado en la preservación, rehabilitación y tratamiento de lesiones y enfermedades que afectan la forma y función del aparato locomotor, es decir, de la columna vertebral, los huesos, ligamentos, articulaciones, músculos, tendones y nervios.
  • Psicólogo. Profesional encargado de brindar psicoterapia a los pacientes con fibromialgia para la disminución y tratamiento de los síntomas como fatiga, alteraciones del sueño, entre otras.
  • Reumatólogo. Médico internista especializado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato locomotor, constituido por el conjunto de huesos, músculos y articulaciones.

¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

Aunque en nuestro país este trastorno no puede detectarse mediante análisis de sangre o radiografías, los resultados de ciertos estudios le permitirán al médico descartar diversos padecimientos que suelen confundirse con la fibromialgia debido a la similitud de los síntomas.

Después de haber descartado otras afecciones, el diagnóstico de la fibromialgia se realizará con base en un examen físico minucioso y en el historial médico del paciente.

Los estudios más útiles para el diagnóstico de fibromialgia son:

  • Biometría hemática
  • Perfil tiroideo
  • Velocidad sedimentación globular

Además, el médico tratante deberá tomar en cuenta tres importantes criterios:

Índice del dolor generalizado ≥ 7
Los síntomas han estado presentes, en un nivel similar, durante los últimos tres meses
El paciente no presenta otra patología que pueda explicar el dolor.

Tratamientos más comunes para curar la fibromialgia

La fibromialgia es un trastorno para el cual no existe cura, sin embargo, gracias a la tecnología se han desarrollado y probado nuevos medicamentos para tratarla y controlar los síntomas.

Medicamentos para la fibromialgia

Algunos de los medicamentos más comunes para el tratamiento de la fibromialgia son:

  • Anticonvulsivos. Debido a que una de las características de la fibromialgia es la inflamación generalizada, estos medicamentos se encargan de disminuir la hiperexcitación de los nervios que trasmiten el dolor, además de reducir las crisis de insomnio.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina. Medicamentos que bloquean el retorno de serotonina a la célula, por lo que la serotonina se mantiene en la brecha sináptica más de lo que haría normalmente, lo que ayuda a disminuir el dolor, la fatiga e incrementar la memoria.
  • Melatonina. Hormona encargada de aliviar la fatiga y el insomnio.

Tratamientos alternativos para la Fibromialgia

Conjuntamente con el tratamiento médico, los hábitos saludables diarios pueden ayudar al paciente a disminuir el dolor, mejorar la calidad del sueño, disminuir la fatiga y aprender a vivir con fibromialgia.

Algunos de los hábitos más recomendables son:

  • Practicar ejercicio físico con regularidad. Diversas investigaciones han demostrado que las actividades corporales moderadas son muy efectivas para aliviar los síntomas de la fibromialgia. Algunas de las prácticas más recomendadas son el yoga y el tai chi.
  • Realizar ejercicios de respiración. La respiración profunda y la meditación ayudan a reducir el estrés, uno de los disparadores de los síntomas.
  • Seguir una rutina de sueño. Acostarse y despertarse todos los días a la misma hora es importante para ayudarle al cuerpo a recuperarse tanto física como mentalmente.
  • Dejar de fumar. La nicotina es un estimulante, por lo que su consumo podría empeorar los problemas de sueño.