Skip to content

Hiperlipidemia diabética

Hiperlipidemia diabetica

Las dislipidemias son un grupo de trastornos cuyo elemento en común es la alteración en el metabolismo de los lípidos –colesterol de baja densidad LDL, colesterol de alta densidad HDL y triglicéridos-, lo que provoca la presencia de concentraciones anómalas de éstos en sangre.

¿Qué es la Hiperlipidemia diabética?

Por lo general, las dislipidemias se clasifican en:

• Primarias. No están asociadas a otras enfermedades y en la mayoría de los casos su origen es genético.

• Secundarias. Están vinculadas a otras patologías como diabetes, hipotiroidismo, obesidad severa, síndrome de ovario poliquístico, síndrome metabólico, entre otras.

¿Qué es la arteriosclerosis?

El riesgo principal de las dislipidemias radica en que éstas son factores importantes para desarrollar arteriosclerosis, una afección cardiovascular en donde los lípidos se acumulan en los vasos sanguíneos ocasionando que éstos se estrechen, se vuelvan rígidos e impidan el flujo normal de sangre a través del cuerpo, aportando menos oxígeno y nutrientes al organismo.

Por su parte, la diabetes es una enfermedad que se desarrolla debido a que el organismo no puede metabolizar los azúcares correctamente, aumentando los niveles de glucosa en sangre.

Debido a que las personas con diabetes tienden a tener niveles bajos de colesterol HDL –bueno- y niveles altos de triglicéridos y de colesterol LDL –malo-, es común que las hiperlipidemias coexistan con la diabetes mellitus.

La hiperlipidemia diabética es un tipo de dislipidemia secundaria y es el término médico utilizado para referirse al exceso de lípidos –grasas- en sangre en pacientes diabéticos.

¿Cómo se trata la hiperlipidemia diabética?

A partir del diagnóstico y durante el tratamiento de una persona diabética con colesterol alto, habrá diversos especialistas que formarán parte del equipo de atención integral al paciente. Entre ellos están:

  • Cardiólogo. Médico especialista en la prevención, detección y tratamiento de las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos. Un cardiólogo se encargará de evaluar y controlar el riesgo del paciente de padecer enfermedades del corazón relacionadas con los niveles altos de colesterol y la diabetes mellitus.
  • Endocrinólogo. Médico que se especializa en las glándulas y hormonas encargadas de mantener el equilibrio de diversas sustancias en el cuerpo. Este médico es el indicado en diagnosticar y proporcionar al paciente el tratamiento para la diabetes, además de brindarle información para controlar esta condición y evitar complicaciones asociadas.
  • Geriatra. Médico que se especializa en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto mayor.
  • Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños como a adultos mayores. Probablemente este médico sea quien diagnostique por primera vez al paciente con dislipidemias.
  • Nutriólogo. Profesional capacitado para elaborar planes de alimentación para diversos tipos de pacientes. Debido a que las personas con hiperlipidemia diabética deben mantener sus niveles de colesterol y azúcar dentro de los rangos normales, el monitoreo en la dieta de estos pacientes será crucial.
  • Oftalmólogo. Médico especializado en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los ojos. Es importante que el paciente diabético visite a un oftalmólogo anualmente para detectar a tiempo algunas enfermedades comunes provocadas por la diabetes como retinopatía diabética y edema o hinchazón del ojo.

Todo sobre la arteriosclerosis

1. ¿La diabetes y la hiperlipidemia siempre ocurren simultáneamente?

2. ¿Cualquier tipo de diabetes puede desencadenar en hiperlipidemia?

3. ¿Cómo se diagnostica esta afección?

4. ¿Qué órganos o funciones del cuerpo pueden afectarse por la hiperlipidemia diabética?

5. ¿Cuáles son los síntomas principales de hiperlipidemia diabética y cuáles son signos de alarma frente a los cuales el paciente debe buscar atención médica inmediata?

6. ¿Los triglicéridos y el colesterol malo son lo mismo?

1. ¿Quién es el médico especialista en el tratamiento de la hiperlipidemia diabética?

2. ¿Los medicamentos son indispensables para tratar la hiperlipidemia diabética o realizar ejercicio y modificaciones en la alimentación es suficiente?

3. ¿Los medicamentos tienen efectos secundarios?

4. ¿El IMSS y el ISSSTE cubren los medicamentos para tratar esta enfermedad?

5. ¿Con qué frecuencia se deben revisar los niveles de lípidos y azúcar en sangre?

6. En caso de que los niveles de azúcar en sangre y lípidos se encuentren dentro de rangos normales, ¿se puede suspender el tratamiento?

1. ¿La hiperlipidemia diabética es hereditaria?

2. ¿Se debe seguir una alimentación especial? ¿Hay alimentos cuyo consumo deba suspenderse por completo?

3. ¿Hay alguna actividad física que pueda mejorar o ayudar a controlar esta condición?

4. ¿El embarazo está contraindicado en estos casos o cuáles son los riesgos de quedar embarazada?

5. ¿La hiperlipidemia diabética puede causar infertilidad?

¿Cómo se diagnostica la hiperlipidemia diabética?

Como punto de partida, el médico tratante realiza un historial clínico del paciente a partir de preguntas generales acerca de sus hábitos alimenticios, estilo de vida y síntomas.

Posteriormente se realiza un examen clínico completo, el cual puede incluir los siguientes estudios:

• Perfil de lípidos. Una muestra de sangre permite obtener los niveles de colesterol total, colesterol de densidad baja, colesterol de densidad alta y triglicéridos.

• Examen oftalmológico. Su función principal es evaluar la retina en busca de complicaciones relacionadas con la diabetes. Este examen deberá realizarse por lo menos una vez al año en pacientes diabéticos.

• Ultrasonido vascular. Se realiza para examinar si existen alteraciones en los vasos sanguíneos y si la sangre está fluyendo con normalidad a través de ellos.

Tratamientos más comunes para la hiperlipidemia diabética

Un aspecto importante dentro del tratamiento de la hiperlipidemia diabética es realizar modificaciones en la alimentación y estilo de vida del paciente, ya que sin un buen control alimenticio los medicamentos no podrán controlar la enfermedad de manera efectiva.

Dieta saludable
Algunos de los hábitos alimenticios más recomendables para un paciente con hiperlipidemia diabética son:

• Consumir granos enteros e ingerir alrededor de 20 gramos de fibra al día

• Consumir verduras y vegetales regularmente

• Utilizar moderadamente y de preferencia aceite de olivo para cocinar alimentos y aderezar ensaladas

• Limitar la ingesta de alimentos con un alto contenido de colesterol malo, eliminar el consumo de grasas saturadas y elevar la ingesta de alimentos ricos en grasas saludables

• Consumir avena –esto ayudará a controlar el nivel de triglicéridos-

• Comer carnes magras y pescado y aves sin piel

• Realizar actividad física regularmente y evitar el aumento de peso en exceso

• Dejar de fumar

• Limitar el consumo de alcohol

Medicamentos para la Hiperlipidemia diabética

En algunos casos, los cambios en la alimentación y estilo de vida del paciente son suficientes para controlar la enfermedad, sin embargo, cuando estas medidas no son suficientes, será necesaria la prescripción de alguno de los siguientes medicamentos:

• Estatinas. Disminuyen los niveles de colesterol LDL (malo) y triglicéridos al absorber las placas de colesterol de los vasos sanguíneos. También se encargan de incrementar los niveles de colesterol HDL (bueno). Desafortunadamente las estatinas pueden elevar los niveles de azúcar en sangre, por lo que no son ideales para los pacientes diabéticos.

• Estatinas combinadas con inhibidores de colesterol. Reducen la cantidad de colesterol producida por el hígado, además de disminuir su absorción.

• Inhibidores de la absorción de colesterol. Disminuyen la absorción de colesterol ingerido a través de la dieta del paciente.

• Resinas fijadoras de los ácidos biliares. Su mecanismo de acción consiste en unirse con la bilis –la cual se encarga de absorber el colesterol de los alimentos-. Con esto, ayudan a disminuir los niveles de colesterol en sangre.