Skip to content

Cáncer de próstata

deteccion-del-cancer-de-prostata

Qué es el cáncer de prostata

La próstata es una glándula –del tamaño de una nuez- presente únicamente en los hombres. Se localiza específicamente entre la vejiga y la uretra, y su principal función es la producción de semen, líquido que transporta y nutre a los espermatozoides y es secretado durante la eyaculación.

Cómo prevenir el cáncer de prostata

Factores dietéticos pueden influir en la prevención o riesgo de padecer cáncer de próstata. La dieta alta en grasas animales parece incrementar las probabilidades de padecer esta enfermedad, mientras que el consumo de tomate, soya, vitamina E y selenio parecen disminuirlo
El 75% de los pacientes con cáncer de próstata buscan atención médica cuando la enfermedad ya está muy avanzada
El cáncer de próstata en México provoca aproximadamente 5,000 defunciones al año, lo que equivale a 14 muertes al día
El cáncer de próstata puede ser curable cuando se diagnostica a tiempo
El cáncer de próstata es la causa más común de muerte por cáncer en hombres mayores de 75 años de edad

Tipos de cáncer de próstata

Aunque en la próstata existen varios tipos de células, más del 95% de los casos de cáncer de próstata se forman en las células glandulares, las cuales se encargan de la producción del líquido seminal.

  • El término médico para referirse a un cáncer que se desarrolla a partir de este tipo de células es adenocarcinoma. Éste, a pesar de crecer de forma lenta, suele extenderse más allá de la próstata y hacia otros órganos, ganglios y huesos –principalmente la columna vertebral-.
  • Otro tipo de cáncer de próstata es el carcinoma, el cual se origina en células epiteliales, sin embargo, éste es un tipo de cáncer raro y difícil de detectar en etapas tempranas.

¿Cómo tratar el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata es un padecimiento tratado por especialistas en el tema, sin embargo, generalmente quien detecta la enfermedad en el paciente es su médico de confianza o cabecera, como:

  • Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-, que no requieran tratamiento quirúrgico.
  • Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños y adolescentes, como a personas de la tercera edad.
  • Urólogo. Médico cirujano especializado en diagnosticar y tratar las enfermedades relacionadas con la anatomía del riñón, el aparato reproductor masculino y el sistema urinario tanto en hombres como en mujeres. Algunos urólogos con subespecialidad en Oncología también están capacitados para realizar biopsias de la próstata.

Una vez que el médico tratante determine que es necesario realizar una investigación médica más profunda, es probable que consulte a diversos especialistas oncólogos o refiera al paciente con ellos para obtener un diagnóstico certero y elegir el mejor tratamiento de forma oportuna. Algunos de estos especialistas son:

  • Cirujano oncólogo. Especialista capacitado para realizar biopsias para la detección del cáncer de próstata, así como para realizar los procedimientos quirúrgicos necesarios para la extracción de esta glándula.
  • Médico oncólogo. Médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de los tumores benignos y malignos, así como de los diferentes tipos de cáncer. Este médico es quien decide el tipo y la dosis de quimioterapia que se administrará al paciente, así como quien revisa si hay otras opciones viables de tratamiento como cirugía o radioterapia.
  • Patólogo. Médico especialista en examinar bajo el microscopio muestras de tejido –obtenidas mediante biopsias- para identificar las características de las células y determinar si éstas son normales o cancerígenas. En la evaluación de una biopsia prostática el patólogo determina el grado de malignidad en las células observadas mediante una escala llamada “Escala de Gleason”. Ésta evalúa la cantidad de células en replicación, su forma, tamaño, distribución y de su potencial maligno.
  • Radiólogo oncólogo. Médico que se especializa en tratar la presencia de tumores malignos mediante la aplicación de radioterapia.

Recomendaciones: Qué hacer antes de visitar al médico

Generalmente, el diagnóstico de cáncer es una noticia impactante y poco esperada, lo que muchas veces puede complicar la relación médico-paciente. Sin embargo, es importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones, pues éstas te permitirán obtener el máximo beneficio de la consulta médica.

Todo lo que debes saber sobre el cáncer de próstata

Es muy probable que desde tu diagnóstico inicial y a lo largo de tu tratamiento surjan preguntas o inquietudes respecto al manejo o a la evolución del cáncer de próstata. ¡Aclara todas tus dudas con nuestra guía de preguntas! Éstas podrían ser útiles para que tú y tu doctor tomen decisiones informadas y certeras respecto a tu enfermedad.

¿Un nivel alto de antígeno prostático específico es sinónimo de cáncer de próstata o puede indicar otra cosa, como una fuerte infección?
¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer de próstata que existen? ¿Cuál es el más agresivo?
¿Existen pruebas específicas para diagnosticar cada tipo de cáncer?
¿Cuáles son los síntomas más comunes relacionados con el cáncer de próstata?
¿Cuáles son los signos de alarma del cáncer de próstata por los cuales se debería solicitar atención médica de inmediato?
¿Qué tipo de anestesia se requiere para la toma de una biopsia de próstata? ¿Es un procedimiento ambulatorio o es necesaria la hospitalización del paciente?
¿El cáncer de próstata es curable?

¿Cuáles son los tratamientos más comunes utilizados para atender el cáncer de próstata?
¿Los tratamientos para este tipo de cáncer tienen efectos secundarios?
¿En qué casos es necesaria la extracción de la próstata?
¿En qué casos es necesario seguir un tratamiento a base de quimio o radioterapia?
¿El IMSS y el ISSSTE cubren el tratamiento para el cáncer de próstata?
¿Cuáles son las probabilidades de que se desencadenen otros tipos de cáncer a consecuencia de este?
¿Una vez en remisión cuáles son las probabilidades de tener una recaída?
¿Con qué frecuencia deben programarse las citas médicas de seguimiento una vez en vigilancia?
¿Es recomendable llevar una terapia psicológica como parte del tratamiento?
Sobre el estilo de vida y familia

¿El cáncer de próstata es una enfermedad hereditaria?
¿Es verdad que la extracción de la próstata provoca problemas de disfunción eréctil? ¿Cuáles son las probabilidades de que esto suceda? ¿Hay alguna forma de evitarlo?
¿Es verdad que esta misma cirugía provoca incontinencia urinaria?
¿Se debe llevar una dieta especial? ¿Hay alimentos contraindicados?
¿El tabaquismo puede influir en la evolución del cáncer?
¿Cuáles son las recomendaciones para sobrellevar los efectos adversos del tratamiento, como las náuseas y el vómito?
¿Es recomendable tomar suplementos vitamínicos?

¿Cómo se diagnostica el cáncer de próstata?

Actualmente no existen pruebas específicas de diagnóstico, ya sean de exploración física o de laboratorio que permitan confirmar o descartar un caso de cáncer de próstata. Sin embargo, existen dos pruebas importantes que pueden orientar al médico en el diagnóstico de la enfermedad. Éstas son:

  • Antígeno prostático específico. Los niveles en sangre de este antígeno pueden elevarse cuando la glándula no está funcionando correctamente, aunque no siempre significa presencia de cáncer, pues estos niveles también pueden elevarse debido a infecciones en la próstata, por crecimiento benigno, golpes o actividad física. Si los niveles de antígeno son elevados será necesaria la práctica de otras pruebas para confirmar o descartar un caso de cáncer.
  • Exploración prostática. Consiste en un examen rectal para explorar la próstata y detectar cualquier abultamiento o endurecimiento que pudieran ser indicio de cáncer.
    Además de las pruebas anteriores, algunos exámenes útiles para confirmar o descartar un caso de cáncer de próstata son:
  • Biopsia de próstata. Es el estudio específico para definir la presencia o ausencia de cáncer. En caso de que el patólogo realice el diagnóstico de cáncer este deberá reportar qué tipo de cáncer de próstata es y si hay invasión a otros tejidos.
  • Gamagrama óseo. Debido a que el cáncer de próstata es muy propenso a hacer metástasis –invadir otros órganos-, se recomienda esta prueba una vez que el diagnóstico de cáncer prostático ha sido confirmado. La función de esta prueba es detectar probables lesiones invasivas hacia el hueso, y los resultados se obtienen gracias a la inyección de material radioactivo –de contraste-.
  • Resonancia magnética. Se trata de una prueba inocua, ya que no hay presencia de rayos X. Útil para observar y evaluar la evolución del cáncer y si hay presencia de metástasis.

Tratamientos más comunes para el cáncer de próstata

Existen diversas opciones de tratamiento para controlar y remitir el cáncer de próstata; tanto farmacológicos y quirúrgicos, como en combinación.

El médico tratante determinará el tratamiento más adecuado para el paciente, dependiendo del tipo de cáncer que presente y la etapa de evolución en la que se encuentre.

Algunos de los tratamientos más comunes para atender el cáncer de próstata son:

  • Criocirugía. Consiste en la inserción de pequeñas agujas guiadas por ultrasonido hacia la glándula prostática. Posteriormente con un gas muy frío –nitrógeno líquido- se congela el tejido afectado para eliminar las células cancerígenas, para después administrar líquido caliente para matar a las células que han sobrevivido.
  • Prostatectomía radical. Este procedimiento consiste en la extracción de toda la glándula prostática junto con los ganglios relacionados con ella –para evitar una metástasis a otros órganos. También se extraen las vesículas seminales, encargadas de almacenar el semen.
  • Quimioterapia. Corresponde a un tipo de medicamento encargado de matar las células cancerosas y detener su reproducción. Esta es una opción de tratamiento cuando el cáncer no responde a la terapia hormonal o si se ha diseminado a otros órganos. La quimioterapia puede administrarse vía oral o intravenosa, dependiendo del tipo de cáncer y la etapa en la que se encuentre.
  • Radioterapia. Utiliza energía de alta potencia para matar a las células cancerosas.
  • Terapia con bifosfonatos. Se encarga de reducir el número de células cancerígenas y ayuda a controlar el dolor cuando el cáncer se ha esparcido hacia el hueso.
  • Terapia hormonal. Algunos pacientes pueden beneficiarse con la supresión de hormonas como la testosterona, ya que ésta se encuentra estrechamente relacionada con la evolución del cáncer de próstata.
  • Tratamiento expectante. En casos muy específicos, cuando el tipo de cáncer de próstata que presenta el paciente crece lentamente y es poco probable que se propague a otros órganos, no será necesario prescribir un tratamiento farmacológico o quirúrgico. El tratamiento sólo consistirá en el monitoreo de su estado de salud, el cual se realizará mediante pruebas de antígeno, exámenes rectales y biopsias.