Skip to content

cáncer de mama

cancer mama

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama –seno- ocurre cuando la multiplicación de células cancerosas se origina en esta parte del cuerpo. Aunque este es un tipo de cáncer que ocurre mayormente en las mujeres, los hombres también pueden padecerlo.

  • En México, el cáncer de mama ocupa el primer lugar en incidencia de neoplasias malignas –tumores- en las mujeres, y representa alrededor del 11% de todos los casos de cáncer

¿Cómo se sabe si tengo cáncer de mama?

El cáncer de mama tiene la característica particular de poder iniciar en diferentes partes del seno, por lo que existen diferentes tipos. Los más comunes son:

  • Carcinoma ductal in situ. La proliferación de células cancerosas ocurre únicamente en el revestimiento interior del conducto lácteo –tubo encargado de llevar la leche desde los lobulillos hasta el pezón-, y no traspasa la pared del mismo. Por ello, estas células no se pueden propagar a los ganglios linfáticos ni a otros órganos.
  • Carcinoma ductal infiltrante o invasivo. Este es el tipo de cáncer de seno más común, pues abarca el 80% de todos los casos. Las células anormales se forman en el conducto lácteo, penetran en la pared de éste y continúan creciendo en el tejido adiposo del seno. Pueden propagarse –hacer metástasis- hacia los ganglios linfáticos cercanos o a otras partes del cuerpo. Este tipo de cáncer puede presentarse en pacientes masculinos.
  • Carcinoma lobulillar in situ. En este tipo de cáncer las células cancerosas se encuentran únicamente en los lobulillos –glándulas productoras de leche- de la mama, y no se diseminan a otros tejidos.
  • Carcinoma lobulillar infiltrante o invasivo. Las células anormales que se originaron en los lobulillos se diseminan a los tejidos mamarios cercanos y pueden invadir otras partes del cuerpo. Es el segundo tipo de cáncer de mama más común y por lo general se presenta en mujeres mayores de 60 años.
  • Cáncer inflamatorio de seno. Se caracteriza por no desarrollar protuberancias o tumores, si no causar que la piel del seno luzca rojiza y se sienta caliente. También puede provocar en la piel un aspecto grueso y con hoyuelos, similar a la cáscara de naranja. Estos síntomas se deben al bloqueo que producen las células cancerosas en los vasos linfáticos de la piel. Este es un tipo de cáncer invasivo poco común.

 

¿Cómo tratar el cáncer de mama?

El cáncer de mama es un padecimiento tratado por especialistas en el tema, sin embargo, generalmente quien detecta la enfermedad en el paciente es su médico de confianza o cabecera, como:

Ginecólogo. Médico que se especializa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la mujer.

Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-, que no requieran tratamiento quirúrgico.

Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños y adolescentes, como a personas de la tercera edad.

Una vez que el médico tratante determine que es necesario realizar una investigación médica más profunda, es probable que consulte a diversos especialistas oncólogos o refiera al paciente con ellos para obtener un diagnóstico certero y elegir el mejor tratamiento de forma oportuna. Algunos de estos especialistas son:

Cirujano oncólogo. Especialista capacitado para realizar biopsias para la detección de cáncer de mama, así como para extirpar tumores o la glándula mamaria en su totalidad –en caso de ser necesario-. Algunos cuentan con los conocimientos y experiencia para llevar a cabo cirugías reconstructivas de mama.

Cirujano plástico. Médico cirujano general que se especializa en la corrección de cualquier tipo de deformidad congénita, adquirida, tumoral o involutiva, que requiera reparación o reposición por afectar la forma y/o la función corporal. En pacientes con cáncer de mama frecuentemente ofrecen cirugía reconstructiva.

Médico oncólogo. Médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de los tumores benignos y malignos, así como de los diferentes tipos de cáncer. Este médico es quien decide el tipo y la dosis de quimioterapia que se administrará al paciente, así como revisar si hay otras opciones viables de tratamiento como cirugía o radioterapia.

Psicólogo. Especialista en tratar los problemas mentales y del estado de ánimo de una persona. Muchas veces, los pacientes con cáncer son canalizados con este especialista para que aprendan a sobrellevar los problemas de autoestima originados por los efectos adversos de la quimioterapia y puedan manejar el impacto de la enfermedad en su estilo de vida.

Además, la terapia psicológica –tanto para el paciente como para la familia- es recomendable para trabajar los sentimientos de ansiedad, miedo, culpa, depresión o dolor que pudieran experimentar después de la confirmación del diagnóstico de cáncer.

Radiólogo. Médico que utiliza métodos radiológicos – como mamografías-, para diagnosticar el cáncer de mama. Por su parte, el radiólogo oncólogo es quien se encarga de tratar la presencia de tumores malignos mediante la aplicación de radioterapia.

Es muy probable que desde tu diagnóstico inicial y a lo largo de tu tratamiento surjan preguntas o inquietudes respecto al manejo o a la evolución del cáncer de mama. ¡Aclara todas tus dudas con nuestra guía de preguntas! Éstas podrían ser útiles para que tú y tu doctor tomen decisiones informadas y acertadas respecto a tu enfermedad.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?

Para disminuir las estadísticas de cáncer de mama a nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la autoexploración de senos como técnica de detección de lesiones, ya que ésta permite reconocer algunos tipos de cáncer que no pueden ser detectados por imagen, por ejemplo, con la mastografía.

Por desgracia, una idea generalizada respecto al cáncer de mama es que si el paciente no presenta síntomas, bultos o antecedentes familiares, no desarrollará este tipo de cáncer. Sin embargo, 1/3 de los casos de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama no presentaron ningún factor de riesgo.

Algunos de los exámenes más utilizados para detectar, confirmar o examinar la evolución del cáncer de mama son:

Exámenes de laboratorio para detectar cáncer

  • Biometría hemática. Se realiza para observar si el paciente presenta un conteo normal de células sanguíneas, como glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Los rangos anormales de estas células permite identificar si el paciente padece alguna infección o si su estado de salud no es el adecuado para comenzar el tratamiento.
  • Biopsia. Es la forma más segura para confirmar o descartar la presencia de células cancerosas en una determinada parte del cuerpo, además de permitir identificar las características de éstas, como tamaño, apariencia, índice de crecimiento, etc. El tipo de biopsia a realizar lo determinará el médico tratante, pues existen diferentes tipos como incisional, excisional, por punción, entre otras.
  • Marcadores sanguíneos. Se encarga de detectar actividad cancerígena en sangre antes y durante el tratamiento. También se realiza después del tratamiento para conocer la respuesta al mismo y diagnosticar si hubo invasión en otras áreas.
  • Química sanguínea. Se realiza para medir el nivel de ciertas sustancias del organismo y poder determinar el estado y la función de diversos órganos.

Pruebas de imagen para detectar cáncer de mama

  • Escaneo óseo. Se realiza para determinar si el cáncer de mama ha llegado a los huesos.
  • Mastografía. Es una de las pruebas de imagen más efectivas para el diagnóstico, evaluación y seguimiento del cáncer de mama y de anormalidades como calcificaciones, quistes y fibroadenomas.
  • Radiografía de tórax. Permite identificar si el cáncer de mama se ha extendido hacia los pulmones y tórax. También suele realizarse posterior al tratamiento para revisar los efectos secundarios de éste.
  • Tomografía axial computarizada. El médico puede solicitar esta prueba para examinar si el cáncer ha invadido otros tejidos u órganos del cuerpo.
  • Ultrasonido. Es una prueba no invasiva que sirve como complemento a otras pruebas diagnósticas. Permite identificar tumores benignos y quistes.

Exámenes físicos para detectar cáncer de pecho

  • Autoexploración. Un autoexamen regular de mamas –una vez al mes- es indispensable para la detección de masas tumorales en etapas tempranas.
  • Exploración de mamas. Consiste en una revisión manual de senos para identificar la presencia de signos de inflamación o masas tumorales.